Follow by Email

martes, 8 de marzo de 2011

Todos los días... MUJER.

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER.

Todos los días... Mujer.

Foto: Ada Luz Pineda, Diana Vallejo, Aura Gonzáles, Alejandra Flores Bermúdez, Divina Alvarenga Y Diana Espinal Meza.
Lugar: "La Milonga." 


¡Que todos los días sean ocho de marzo, esa es la consigna! Que en rededor de esos minutos, de esos segundos, de esas horas, todas las mujeres podamos sonreír como una sandía, y parpadear como un petirrojo. Que en esa dimensión tornasolada de aires frescos, no falte en nuestras mesas: la tortilla, la sal, la carne, el pan, la leche. La paz, el gozo, el amor, la templanza, la fe.

Que todos los días, sean ocho de marzo, que se respete la condición de ser humano y que ninguna mujer vuelva a ser raptada y vendida al mercado sexual. Que en cada tic-tac, no se confunda el designio, con los huesos germinados y que se alejen los aludes de tristeza, las avenidas dolorosas, las turbas callejeras en la carne.

Qué todos los días sean ocho de marzo, y que el nombre “internacional” tirite con luz propia y velocidad constante. Que esa calidad permita traspasa barreras, muros, cercos para hacerse ver con la cara limpia. Qué en este sentido reine la igualdad con un contrapeso equilibrado y que más y más pasos de niñas se encaminen hacia las escuelas, en donde puedan recibir capacitación, ciencia y tecnología.

Qué todos los días sean ocho de marzo, que crezcan las uñas, el cabello, la certeza, la confianza y que las manos de todas, puedan ser capaces de bordar la bruma con un riachuelo. Memoria con salitre. Desierto y camello. Qué en días como este, podamos ser capaces de arrancarnos las dudas de tajo, de cortar el miedo, la zozobra, el temblor del músculo, como dijo Eduardo Galeano: “¿Qué poder tendría la soga si no encontrara pescuezo? “

Qué todos los días sean ocho de marzo, ¡esa, es la consigna! Que se quede clavada en la mente de todos y de todas, que no se olvide –por favor- mañana, cuando la fecha se llame nueve, y se enlacen oscuridades con roperos, o cuando alguien diga: ábrete sésamo y se expongan las riquezas. Que en días como este, desaparezcan de una vez por todos los topos con sonrisa desdentada, las lagartijas polvorientas, que se pudran los cuervos impotentes de gafas oscuras, que florezcan las piedras pomas, que rebuzne el abandono…que se salden las cuentas de los salmos.

Que en días como este, que lo hicieron llamar “el internacional” de las mujeres, se vuelva la vista hacia lo local, hacia la entraña misma entre trama y urdimbre. Que se reivindique a la abuela, a la madre, al corazón. Volvamos la vista hacia atrás… ya no hay miedo a convertirse en estatua de sal… Hoy podemos peinar nuestra cabellera y lucir un nuevo peinado, pero no permitamos que ningún peine nos robe las ideas.

¡Feliz día mujeres hermosas!



No hay comentarios: