Follow by Email

viernes, 3 de julio de 2009

El Mito de Faetón y Nuestros Gobernantes.



El mito de faetón y nuestros gobernantes.
Golpe de Estado en Honduras.

En la mitología griega Faetón es hijo del dios Apolo (dios de la luz y el sol) y Clímene. Clímene fue seducida por el dios-Sol, que la hizo madre de Faetón. Clímene madre ejemplar siempre le habló a su hijo de su padre. Pero el corazón de Faetón se llenó de soberbia, de altanería y comenzó a jactarse de ello, ante todos. Hasta el día en que Épafo se cruza en su camino y le dice: -Eres un insensato al creer todo lo que tu madre cuenta - le dice -. Te enorgulleces de un padre que no es el tuyo. ¿Qué pruebas tienes para desmentirme? Faetón calla, avergonzado y colérico a la vez, pero se reprime y acude a su madre para narrarle la afrenta recibida: -No he podido desmentir el ultraje - dice -. Si es verdad que mi padre es el Sol, dame una prueba de ello. ¡Demuestra que pertenezco al cielo! La madre, conmovida, alza los brazos y mira los rayos resplandecientes: -Juro, hijo mío, que has sido engendrado por ese astro que todo lo gobierna. ¡Si es falso lo que digo, que esta luz me ciegue y que estos rayos sean los últimos que vea! Y no será difícil para ti llegar hasta tu padre y salir de dudas. La mansión de la que él sale es contigua a nuestro país. ¡Ve y pregúntaselo! Faetón no vacila un instante. Abraza a su madre y parte, alegre y ligero, hacia el palacio del Sol. Apolo le pregunta: -¿Qué has venido a buscar en esta alta morada? -¡Oh, padre, dame una prueba de que en verdad soy hijo tuyo! ¡Aleja la incertidumbre de mi alma! -Yo no puedo negar que eres mi descendiente. Y, para demostrártelo, te otorgaré lo que quieras. Pide, y yo te daré... ¡Lo juro por los ríos infernales que jamás he visto! Y Faetón pide: -Dame tu carro de fuego por un día. Déjame guiar tus caballos alados. Apolo dudó es una tarea divina. Accedió. Finalmente, Zeus fue obligado a intervenir golpeando el carro desbocado con un rayo para pararlo, y Faetón se ahogó en el río Erídano.

Analogía: El Apolo hondureño ha seducido y preñado a las Clímenes del país. Los faetones hondureños han llenado su corazón con jactancia, altanería, soberbia. Los Épafos confrontan, señalan, juzgan. Los Faetones quieren demostrar su poder. Apolo recibe al hijo confrontado, escucha su petición, duda "(es una tarea divina)" finalmente accede. Los Faetón toman en sus manos el carro solar… se trastorna, equivoca los caminos y ponen en peligro al universo… Primero giró demasiado alto, de forma que la tierra se enfrió. Luego bajó demasiado, y la vegetación se secó y ardió. Finalmente Zeus interviene y Faetón muere.

Esta es una analogía que presenta dos movimientos contrarios en Honduras: El ascenso y la caída. Con ellos la transgresión, la osadía, y el castigo. La jactancia se ha convertido en un cáncer, que fabrica miedo y odio. Las ansias de poder y de lucir el poder como si fuera un traje de lujo, provocó el rompimiento de un sistema "democrático" Se violaron los derechos humanos… cualquiera puede entrar en tu casa, sacarte a la fuerza, y desaparecerte. La mentira zurce coartadas: una carta falsa, manipulaciones sobre la constitución de la República, medios de comunicación parcializadas. Aquí reina la duda, hay pánico ante una invasión extranjera, en las calles el color rojo impera y también el blanco. El detonante fue en esta ocasión una consulta-encuesta (carro solar) que "se trastorna, equivoca los caminos, pone en peligro al universo" De lo único que hay certeza es que estamos en el epicentro de un golpe de estado condenado por todo el mundo.

!YA NO ES EPOCA PARA LOS GOLPES DE ESTADO EN LATINOAMERICA!
Épafo se cruzó nuevamente en sus caminos y le dice: -Eres un insensato al creer todo lo que tu madre cuenta - le dice -. Te enorgulleces de un padre que no es el tuyo. ¿Qué pruebas tienes para desmentirme?

Diana Espinal Meza.
Tegucigalpa Honduras.

No hay comentarios: